miércoles, 25 de febrero de 2015

Lo que hay que ODIAR

(IN)Cumpliendo mis propósitos de año nuevo, preparo nuevo artí-culo, que aunque parezca que me pongo serio, NO.

Voy a escribir sobre la odiosa moda de odiar algo.

Y es que la sociedad nos impone casi todo en la vida, cómo vestir, cómo actuar, lo que nos gusta y también lo que odiamos (no confundir con el “No gustar”). Las redes sociales ayudan a magnificarlo todo, muy estilo “Gran Hermano". Si alguien con un mínimo de relevancia (no hace falta que seas importante, basta con tener un buen número de seguidores en cualquier red social) dice “Mu”, creará una corriente de opinión que ríete tú (Atención: momento friki) del Río Bruinen arollando a los Nazgul

En un intento por aportar un granito de arenilia para sellar la paz social en el mundo, me dispongo a hacer una pequeña lista de esos ODIOS que la sociedad nos obliga a sentir pero que si te paras a pensar te preguntas si realmente es para tanto.


Empiezo con el decadente cantante Justin Bieber.  La pasión de odio que ha despertado este "artrista" ha destapado todo tipo de prejuicios por parte de las personas humanas y su sensibilidad, parafraseando a Carmina. Este chico no ha sido más que otro de tantos ídolos de jóvenas prepuber, como lo fueron Tom Cruise, Leif Garret, Alejandro Sanz o Take That por poner sólo unos ejemplos (no estaría mal hacer otra lista de grandes mojabragas).
Nada nuevo ni nada diferente al resto, pero la sociedad ha cargado con él por tener éxito en la era de las redes sociales. Se le ha querido ridiculizar diciendo que parecía una "niña" (Oh, qué crueldad, con lo malo que es ser niña), que tiene pocos músculos (a la hoguera con los que no marcamos tableta de chocolate) o hasta que no llena el paquete (¡Debe morir YA!). Machismo, transfobia, gilipollez, amplio ha sido el abanico de insultos.

Uno de los primeros fenómenos sociales interneteros fue el evento “Star Wars Episodio I” allá por el 99, cuando se estrenó en cines. El grabar películas dentro de un cine usando una cámara de vídeo y compartirlas por foros del ciberespacio casi comenzó con el film de George Lucas cuando la tarifa plana era aún algo minoritario. De allí también apareció un gran ODIO impuesto por moda.
¿Por qué esa manía visceral al personaje de Jar Jar Binks? Un personaje cómico sin más, quizás muy infantil, pero no justifica en absoluto la campaña dehtructorah que se montó en contra de su persona. No eras un verdadero fan de la saga galáctica si no pedías la muerte del personaje. Incluso Lucas se vio presionado a reducir la presencia de tal magno gungan en las otras dos películas.
Nunca sabremos cómo hubiera sido la historia con Jar Jar ¿Se habría tirado Anakin por su voluntad al fuego del volcán con tal de no aguantarle más? ¿Habría sido el niñero oficial de Leia? Preguntas que jamás podrán ser contestadas.


Hubo un momento en la historia reciente en que alguien decidió que el tipo de letra Comic Sans no sólo no le gustaba si no que era una mierda y una infamia usarla. Lo expresó donde fuera y ahora una gran masa enfurecida piensa igual, desde diseñadores hasta informáticos. Hay incluso estudios que intentan demostrar lo mala que es esta fuente. Y de nuevo me hago las dos preguntas básicas de este artículo: "Whaaaat?" y luego "Why?".
Analizándolo tranquilamente es una fuente sin más, de estilo infantil, como tantas y tantas otras que hay. Está incluida en Windows desde antes que naciera el Bieber y era la fuente más desenfadada que incluía el S.O. Quizás pasó lo mismo que a Jar Jar, sin razón de peso se convierte en algo odiado y la animadversión hacia esta fuente ya es imparable.


Un hecho curioso en el mundo del séptimo arte es que si una película se convierte en film de culto o mito, es intocable y los fans pasan a ser amos y señores de ese producto. La última (y desafortunada) película de Indiana Jones incluyó a unos extraterrestres que fueron más criticados que otros elementos terribles que contenía la cinta, como esa iluminación tan artificial o las escenas a lo Tarzán de la jungla. Alguien pensó que eso de unos bichos verdes era una tontería y no pegaba con el serio Jones que ha lidiado con arcas mitológicas que encierran poderes místicos, con señores que introducen su mano en un pecho y sacan el corazón sin que caiga ni una gota de sangre ni provocar una herida, con caballeros templarios de centenas de años que te de dan la inmortalidad... pero ¿marcianos? ¡Hombre, por favor! ¡Eso no se lo cree nadie!
Los que semos más fans de verdá ya conocemos la experiencia que tiene el Dr. Jones con los extraterrestres gracias a "Indiana Jones and the fate of Atlantis", una maravilla de aventura gráfica que debieron adaptar a la gran pantalla cuando tuvieron la oportunidad. A mi juicio, mejor que alguna de sus películas clásicas.


La última moda de ODIAR algo es la de los palos selfies. El regalo estrella de estas Navidades, pero que existen al menos desde que se popularizaron las cámaras GoPro. De nuevo el mismo caso que con Justino Bieber, un producto se vuelve mainstream e ipso facto hay que odiarlo y llamar tontos a los que lo usan.
Pero es algo verdaderamente útil y gracias a él se han hecho fotos impresionantes que de otro modo hubiera sido imposible. Si no quieres ser un inadaptado social, insulta a la gente que veas usarlos por la calle, no te olvides de ridiculizarlos y amárgate por ver gente feliz autofotografiándose en modo onanista.


No existe confirmación de porqué existe la moda de odiar algo sin criterio alguno. ¿Envidias? Tal vez, amigos. ¿Aversión a lo mainstream? Muy posible. Aunque después de todo, que todos odien algo, hace que odiarlo se vuelva mainstream y entonces los hipster odiantes se vuelven en contra de sus ideales e implosionan. Ojalá... pero no.

Es lo que tienen las modas, capaces de encumbrar grandes basuras como obras de arte, y condenar a buenas ideas al ostracismo.
Todos hemos caído en el odio social en algún momento de nuestras vidas, nunca es tarde para superarlo. ¡Tú puedes!

miércoles, 31 de diciembre de 2014

Deseos para el año nuevo

Siguiendo los preceptos del (estúpido y sensual) calendario Gregoriano (¿para cuando su actualización?) celebramos otra vuelta del planeta Tierra alrededor del sol en un día random sin sentido alguno. Fuegos artificiales, cenas, hipocresía, bla bla bla y bla. Esa es la Nochevieja. Quién más quien menos hacemos nuestra lista de propósitos para el año nuevo que nos olvidamos al sonar la duodécima  campanada. Hoy presento mi lista de 12 deseos de año nuevo. Con todo mi amol y mi cariño.

La desaparición total de heteros que estén buenorros

No entiendo como podemos seguir así. ¿Dónde están esos heteros feos, con barriga colgandera, sin culo, estilo Paquirrín que tanta indiferencia nos dan? Parece que existe una plaga de heteros más atractivos que cualquier gay habido y por haber. Las mujeres que practican la heterosexualidad tienen posibilidades, pero...  ¿es que nadie piensa en nosotros?. Una total vergüenza que esto pueda suceder. Homofobia en todo su esplendor.


Prohibición de la moda de los pantalones cagados con enseñamientos de ropas interiores varias.
 
Con su consiguiente persecución y campaña denigratoria contra la gente que los usa. ¿Cuánto tiempo más va a durar esto? Una moda que provoca desviación de la columna debido a la forma de caminar de pato que tiene que hacer la gente para que no se caigan del todo. ¡Y esto lo pagamos todos en la Seguridad Social! Me niego.




Que la OMS recomiende la ingesta diaria de Donuts de Chocolate y golosinas.

Por favor, por favor, que alguien descubra las capacidades antioxidantes, beneficios cardiovasculares y poderes curativos de estos alimentos. No comprendo porqué investigan las propiedades del Vino y nadie lo hace de esto. ¡Cuánta discriminación en el mundo!





Que Hollywood lleve a la pantalla de una vez el juego Flappy Bird
 
Hablan de crisis de ideas, pero tienen un éxito sin precedentes en la adaptación de este juego y no lo aprovechan. Un final más inesperado que el de Mar adentro o La Pasión. Aunque entiendo que el coste de producción de esta apasionante historia pueda ser estratosférico debido a la cantidad de CGI y demás efectos que pueda necesitar.



Que nos conquiste el país de la Merkel y nos impongan el alemán como única lengua


Genug, um eine unverwechselbare Sprache und vor allem separatistischen Element zu machen. Jahrhunderte Koexistenz mit mehreren Sprachen und haben nicht gelernt, und lassen Sie den politischen Abfall weiterhin, uns für sie zu manipulieren. Es lebe die deutsch! Tod den iberischen Sprachen!

Nota: He usado el Google translate. No me hago responsable de que lo que quería decir y lo que me traduzca no tengan nada que ver.

Un WikiLeaks con un outing masivo de políticos del PP y otros. 


Gracias a ellos, los homosexuales volvemos a ser ciudadanos de segunda. Ellos solicos  firmaron un convenio para evitar que podamos adoptar niños rusos. Esto se merece que saquemos ya del armario a estos desviados. Además sería una cortina de humo estupenda para evitar que la gente siga amargándose con noticias de gran calado como que Bigote Arrocet compre churros o que la Pantoja vaya a cantar en la coral de prisión.

Que a Desahogada, Keunam y Elvisa les den un trabajo en teles, radios, cines hasta que nos den espasmos de tanto verles por todo.

Son ídolos de masas, hacen un trabajo estupendo, mejor que muchísima gente que triunfa sin talento, como Pablo Motos, Manel Fuentes o los estilistas de MHYV. Merecen trabajar para que podamos disfrutar de sus obras, con sus artes ya atemporales. Quiero que sean la locución del metro, quiero que den el tiempo, los números premiados de la ONCE y que nos cuenten en las noticias cuánto dinero nos roba nuestro presidente y sus secuaces, cuánta gente ha muerto en los terremotos. Con ellos la vida es distinta. Quiero que redoblen Ana y los siete, quiero verles comentando el debate del estado de la nación. ¡Los amo!


Obligatorio tener título de Bachillerato para aparecer en TV.


Este es el más polémico de mis deseos, lo sé. De un decretazo se acabarían Mujeres, Hombres y viceversas, Adanes y Evas, algún que otro tertuliano de Sálvame y demás contertulios políticos. Pero antes de crear alarmas, tranquilidad, población española, Mariló Montero seguiría al pié del cañón, no tiene carrera pero sí el graduado.


Éxito de masas de Bisbal, Melendi, Estopa y otros artistas españoles en regiones siberianas.


Les deseo lo mejor del mundo, que triunfen como lo hizo Manolete. Que los amen y los veneren y que se queden allí para siempre y no vuelvan a publicar nada en la madre patria por favor. Y de paso, alguien le podría explicar a Fito que el pentagrama musical se compone de más de tres notas musicales y que puede variarlas, que escribir la misma canción una y otra vez no está bien considerado. Que la gente vaya a tus conciertos no significa que seas bueno, que todos sabemos que el PP también ganó de mayoría absoluta.


Para finalizar, deseo tener creatividad y menos vagueza para escribir artí-culos muchisísimo más a menudo (que actualmente es 0, no debería ser tan difícil). Que gusten o no... eso ya es otra historia que debe ser contada en otra ocasión.


Nota:
Sé que la ironía, el humor negro o la sátira son conceptos desconocidos e ininteligibles para la amplia mayoría de la población, es por ello que advierto desde ya que lo aquí expuesto no pretende ser algo que desee realmente o se me pase por la cabeza cumplir, a no ser que me convierta en Emperor of the World que entonces sus vais a cagá.
(Nada más colgar el articulo ya tuve la primera queja, a pesar de que esta nota estaba al principio de todo hasta que lo he cambiado. En fin.)

lunes, 15 de septiembre de 2014

Saving the best for last...


Day 7

Nos ponemos en marcha y el grupo de cada vez me gusta más y más. Mi inglés poco a poco mejora. La barba crece y crece. El yanki está más buenorro y buenorro. Todo genial. El guía decide cambiar los planes y hoy nos pasaremos prácticamente todo el día en la carretera para llegar a Uluru, el centro de Australia donde está la gigantesca y famosa roca roja.

Vemos amanecer desde la desierta carretera como si fuera la escena inicial de El Rey León y seguimos rectos hasta cruzar el borde que separa los territorios australianos.

Llegamos al punto para comer y nos espera una nueva guía que nos acompañará en el último tramo del camino. Una escultural chica rubia que parece sacada de una revista. Los hombres del grupo se quedan anonadados, pero me la llevé yo a la saca porque es alemana pero criada en Alicante (tendrá cojones la cosa) y su hermano vive en Mallorca (¿A alguno se le ha aparecido la imagen de un puto pañuelo en su cabeza?). Hice buenas migas con ella.

Por fin llegamos a la gran roca y nos da tiempo para admirar cómo el sol que se pone va iluminando de diferentes tonalidades de rojo y sombras a la roca.


Day 8

Amanece un nuevo día y comenzamos una excursión bordeando la roca entera que nos lleva 3 horas de caminata. Vemos amanecer desde allí mismo.

Después de la larga caminata, un guía aborigen nos cuenta historias de la roca y de su gente, no entendí ni papa. La roca tiene varios nombres dependiendo de la zona, y uno de esos nombres, así tal cual está en el idioma aborigen, es el de "Mala Puta". Creo que no hace falta añadir más.

Comemos y nos dirigimos a otra caminata en otra formación rocosa impresionante que hay cerca. Volvemos justo para ver la puesta de sol. La verdad es que el grupo es una maravilla. He tenido fortuna de compartir esto con gente así. Algunos me piden que vaya a verles y otros me dicen que se vienen conmigo a viajar.

Esto ya huele a final... faltan dos días y ya me da pena dejar esto.


Day 9

Día de excursión atravesando Kings Canyon. Sol y paisajes de cuento. Grandes dunas solidificadas. Es como me imagino el país de los comepiedras de "La historia interminable".

He sudado la penúltima camiseta. Ya no tengo nada limpio. Vivan los olores y la suciedad.



El día avanza y nosotros cenamos y pasamos la última noche bajo las estrellas y rodeando una fogata, tocando el Didgeridoo. Las tiendas de campaña son mejores que cualquiera de los albergues donde me he hospedado.

Mañana se acaba esta aventura. Me espera Sydney de nuevo y en una semana vuelvo a las Mallorcas... sniiiifff...



Day 10

Último día. Hacemos una ligera caminata y sobretodo es día de carretera. Vamos parando poco a poco durante el camino para estirar piernas y ver pequeños puntos, como una granja de Camellos. La historia del lugar cuenta que el primer dromedario que llegó al país provenía de las islas Canarias, ole.

Hacemos la obligada parada para comer y me hago fotos con cada uno de ellos. Gracias a este viaje atravesando las Australias, mi inglés ha evolucionado y sobretodo mis listenings skills. Al fin puedo entender casi casi a todos.

A nuestra llegada a Alice Springs la mayoría nos alojamos en el mismo albergue y quedamos para la última cena, excepto el pedacho tío güeno, que se le cruzaron un poco los cables los dos últimos días y se alejó del grupo. En fin... yankees...

Con mucha pena nos vamos despidiendo y los jóvenes nos quedamos hasta las tantas bailando.

Gran viaje... he disfrutado infinitamente mas estos 10 días cruzando el país, que 2 meses enteros en Brisbane. Lo que son las cosas.


Como despedida, una canción. La que aparece en los títulos de créditos de la peli de "Priscilla". Ojalá lo mejor fuera para mi final en Sydney...


miércoles, 10 de septiembre de 2014

Priscilla segunda parte.

Day 4

Bien, aquí empieza la aventura de verdad. Nos abandonan una pequeña parte del grupo (los más esaboríos, por suerte), y se unen tres personas, una irlandesa (ole... anglosajones todos), un lóndrico y oioioi... un pedazo jombre americano que joioioioioi... hetero todo él (qué asco).

El nuevo guía es auténtico de verdad, una especio de Brad Pitt australiaco con barba y coleta rubia, un atuendo de ranger de verdad. Esto pinta genial. Me esperan muchas horas de carretera por delante rodeado de un buen grupo internacionalmente inglés. Creo que al único que entiendo es al alemán que nunca habla.

Comienza nuestro road trip y el guía está poniendo música que parece salida de mi reprodustor, por lo que la sonrisa en mi cara es tan grande que no me cabe (producida por música que me gusta, por estar viviendo una aventura, por tener a un jambo que ai omá qué rico y todas esas cosas, ejem).

Nos adentramos poco a poco en el desierto, con granjas perdidas en medio de la nada, Canguros enormes muertos en la cuneta (¿es que aquí no tinen gatos o perros?).

¡Los pueblos son auténticos! Alguno parece sacado de una peli de terror, semidesiertos y conformados por sólo un par de calles (me imagino viviendo aquí y estoy muerto de asco a las dos horas).

Hacemos la parada en una reserva natural, todavía con bosqué. Allí hacemos una estupenda BBQ todos colaborando alegremente. Poco a poco hago contactos (entre ellos ya se conocen bien... pero joder, menudos acentos leches). Luego el guía nos lleva a una pequeña excursión a la cima de un monte y podemos ver las vistas del esplendoroso bosque de Eucaliptus.

Esa noche hacemos una hoguera y dormimos al raso ¡qué genial!


 Day 5

Nos levantamos a las cuatro y media de la madrugueitor para ver la salida del sol. Potentes colores que van desde el rosa hasta el naranja colorean el horizonte (ole, qué bonito me ha quedao).

El día transcurre conduciendo por carretera de tierra ya en medio del puro desierto (Aquí la llaman "autopista"...). Ni un puto McDonald's en miles de km's. Esto es el infierno.

Hay pueblos en medio de la nada, si a eso se le puede llamar pueblo. Lo gracioso es que no tienen iglesias, como en los nuestros, el centro de estos poblados son enormes Pub's. Estos sí que saben.

Nos paramos a visitar una emm "galería de arte" aunque parece en realidad el escenario auténtico de una auténtica peli de terror auténtico. Mooooola. Coches abandonados, neveras, lavadoras, jaulas con pieles dentro, partes anatómicas de Emus por ahí tiradas... gasté una batería haciendo fotos.

Otra de las muchas paradas fue un lago (ahora seco) de sal. Desierto blanco. El cielo estaba cubierto por una ligera neblina, por lo que parecía que estábamos en una hoja de papel, cual dibujos.

La noche la pasamos en un cámping, cenando espaguettis. Me divierto observando al grupo. Una de las chicas jóvenes ataca al joven soltero y otra mujer un poco más madura ataca al jambo americano. Me da que ninguna de las dos consigue mucho (o nada), aunque la chica es muy guapa y maja (y él también, pero un poco de pueblo). Y no, a mi no me persigue nadie, quizás la lagartija que se me puso en el pie mientras estábamos cenando. De momento con la que mejor me llevo es con una señora jubilada californiana super maja, habla un inglés inteligible y además es de Santa Mónica.

Esa noche también la pasamos a cubierto debajo de un techo, pero llegó una tormenta de arena y aún tengo arena hasta entre los pliegues de mis intestinos y luego llegó una fuerte lluvia. A la salida del sol no podías ver ni rastro de esa agua.

Day 6

Me despierto con todo lleno de arena. Después del desayuno nos ponemos en camino rumbo a un pueblo de mala mue... digoo pueblo minero llamado Coober Pedy. Arena, arena, casas cochambrosas y un magnífico hotel de cuatro estrellas cavado en la roca cuyo internet exclusivo para clientes cubre el pueblo entero (Grrrr). Nosotros nos hospedamos en un albergue también cabado en el interior de un monte. Es como un búnker de guerra y se está calentito y tranquilo dentro.

Nos hacen un tour sobre el Ópalo, la razón por la cual existen tantas minas en esta zona. La piedra preciosa y preciada por todos. Vemos una mina y cómo viven la gente aquí, debajo de la tierra, el lugar ideal para soportar las altas temperaturas del desierto por el dia y las bajas por la noche.


El terror llegó cuando el guía nos dice que tenemos el resto del día libre. ¡¡Me cagoen!! ¿Qué coño se hace en un pueblo en mitad de desierto y sin cobertura de movil o un puñetero internet? Mi misión consistió en dar vueltas por el pueblo buscando cosas para fotogrfiar, pero el aire llenito de arena se te metía hasta en el ojete, entonces decidí probar suerte con algún wi-fi. Llevaba tres días sin conexión alguna. Pero no tuve suerte, encontré un bar con wi-fi pero era de pago (no te lo daban con la consumición). Mi gozo en un pozo. Paso las horas como buenamente puedo.

A la hora indicada tenemos visita en un pequeño refugio de Canguros. Ahí les podemos dar de comer y nos enseñan uno pequeño recién nacido. Todo el mundo les deja dinero voluntariamente... yo no puse ni un duro, soy lo peor... ejem... ¿qué pasa? estoy en el paro, coño...que nadie me mire asín de mal.

Después de una ducha en la que perdí hasta 5 kilos soltando lastre arenil por todo mi escaso pelo y delgado cuelpo vamos a cenar pichas (pizzas) y luego un ratico en el "pub" del hotel ese tan de 4 estrellas donde no hay música. Jugamos al billar... pero desisto a las primeras de cambio, mecagoen las anglosajonas ¿les enseñan a jugar desde pequeñas o que?.

Derrotado, me meto en mi habitáculo para domir... zzzz... soñando que quemaba un coche (un Lada familiar para ser más exactos, el coche de mi padre de cuando éramos niños) y que la pulisía Australiaca lo descubría y lo anunciaba en las noticias. Ains... serán los calores del desierto.

Aventuras a lo Priscilla cruzando el desierto.

Day 1

Llegó el momento. Empieza la aventura Priscilla, reina del desierto. 10 días atravesando Australia desde Melbourne hasta Alice Springs, justo en medio de la isla. Es como si fuera desde Lisboa hasta algún punto de Alemania, pero cruzando un desierto.
La primera parte del viaje es en zona de costa. Me reúno con un grupo de 24 turistas de distintas nacionalidades. Por supuesto, sólo un español. (Cómo se nota la crisis...) El guía fue lo mejor. Se nos presentó como Mr. Bones, todo un personaje. Alto y delgado, pelo largo, usaba sombrero y ropa de explorador, pantalones cortos casi sobaqueros y calcetines subidos del todo. Grandes gafas de sol rosas y un surtido de peluches representando diferentes animales australianos.

Todo el viaje discurrió por la Great Ocean Road, una carretera que bordea la costa sur muy similar al Big Sur de California.

Hicimos varias paradas para admirar el paisaje costero. En una de esas pudimos contemplar Koalas en su hábitat natural y una colonia de loros que se posaban encima tuyo sin miedo alguno.

Otra parada fue para dar un rápido paseo en la mejor selva que he visto. Una de las pocas que quedan totalmente naturales sin que el hombre haya metido la zarpa en ella. Grandes helechos, árboles milenarios, se respiraba Indiana Jones everywhere.

Llegamos por fin el punto álgido, los llamados "12 Apóstoles". Unas formaciones de roca arenisca en medio del mar que le dan un toque colosal, aunque alguno se haya caído hace tan sólo unos pocos años.

La noche la pasamos en un frío albergue situado en medio de la reserva natural de Grampians. Rodeados de canguros en libertad. Lo de "rodeados" es literal, podías salir a dar un paseo y los veías a tu lado facilmente.


Day 2

Gran parte de nuestros compañeros nos dejan. Me quedo con un grupo formado por australianos, británicos, estadounidenses y tres alemanes. No entendía más que un 20% de lo que decían... por lo que me limitaba a sonreir y asentir todo el rato. Menos mal que uno de los alemanes tampoco entendía y no me sentía tan tonto despues de todo. Aunque mejor oportunidad que esta para aprender no encontraré.

Despertamos y fuimos a ver Canguros, que estaban por todo el parque, como comenté antes.

El día lo pasamos visitando el parque en el que vivían aborígenes y de los que no queda ni uno.

Por la tarde nos pasamos varias horas hasta llegar a nuestro destino, la ciudad de Adelaida. Capital de "Southern Australia". Casi todo el grupo nos alojamos en un albergue de la ciudad, como cuando íbamos al cole. Al menos la gente es muy maja y agradable.


Day 3

Día libre para visitar la maravillosa ciudad de Adelaide. Eclectica capital cultural. Rebosan vida sus esculturales parques y sus calles son un crisol de culturas y artesanía. El mercado central es un ejemplo de variedad y magnificiencia.
El trazado urbano representa el saber hacer arquitectónico de sus constructores.

Parques llenos de vida.
Su jardín botánico no tiene nada que envidiarle al de ningúna otra de las mediocres ciudades australiacas, como Sydney o Brisbane.

El punto culminantes es el "Light's vision", literalmente, según la guía de la ciudad, que te dan en el punto de información turística, "Impresionante mirador, un gran lugar para tomar fotos". Y así hice. Tomé una de las mejores fotos que he podido hacer en mi estancia en este país.

Me faltan las palabras para describir esto. No podría jamas hacer justicia a lo que he visto.

Sólo puedo decir que ojalá tuviera más tiempo para visitar más tranquilamente esta ciudad que me ha enamorado para siempre.
Nunca la olvidaré.

Vida por todos lados.

ARTE. Así, en mayúsculas.

Las palabras "Iglesia" y "ciencia" unidas por primera vez.

 Las maravillosas vistas de la ciudad. Orgulloso estoy de esta foto.

martes, 9 de septiembre de 2014

Un día de excursión.

El viernes 29 fue mi último día de cole. Despedidas, fotos, etc y un último paseo por la ciudad en la que he pasado dos meses, una experiencia de vida.

Alquilé un coche para pasar el fin de semana en la costa. Mi primera vez conduciendo por la izquierda. Que si al señalizar con el intermitente activas el parabrisas, el coche calándose a cada rato, mirando por todo no vaya a ser que te metas en dirección contraria, intentando cambiar de marchas con la mano izquierda y todas esas cosas que tiene el conducir del otro lado. Esto es adrenalina y no saltar en paracaídas.

Después de cuatro horas en la carretera, cantando a plena voz, llego al destino (afónico del todo), un pueblo turístico que vive de excursiones para ver Ballenas y a la isla Fraser. Por desgracia para mi, no veré las ballenas, esta vez escogí visita a la isla de arena más grande del planeta que además tiene la única selva que crece en arena. Por eso es tan interesante. También conserva la última raza pura de Dingos, los perros australiacos salvajes. Por la isla corren a sus anchas, pero son peligrosos, porque pueden atacar. Se ve que en 2001 un par de ellos se jalaron a un niño de 9 años, entonces los vecinos pusieron el grito en el cielo y entre conservar una especie protegida y en peligro de extinción o matarlos a todos porque espantan al turismo que les da dinero adivinad por lo que optaron. Evidentemente escogieron lo segundo (¿subnormales? ¿alguien ha mencionado esa palabra?). Por fortuna se llegó a un 50-50. Mataron a bastantes, pero han dejado a muchos otros y han colocado infinidad de carteles con instrucciones al visitante.

La isla también sirvió de base aliada durante la 2ª guerra mundial, por lo que en alguna de sus playas aún se conservan restos.

Bien temprano por la mañana me dirijo al punto de recogida y llego en ferry a la isla. Parecía de película de Vietnam, una isla caribeña, aguas azules, y restos de la guerra diseminadas por la arena. Enseguida montamos en un autobús 4x4 (ni idea que eso existía!) y nos llevan por la isla hasta un lago interior maravillosamente transparente. Mucha crema solar (aquí el sol incide más de lo que nosotros estamos acostubrados y el bujero de la capa de ozono está próximo), cuatro foticos y vuelta al bus. La siguiente parada fue el magnífico bosque con un río. Pero tan transparente eran las aguas ¡que no parecía que llevaran agua!

Después recorrimos varios kilómetros por la playa. Inmensa y vírgen. Peligrosa también, fuertes corrientes, tiburones, medusas y Dingos por la arena. Alguno llegamos a ver. Paramos a ver una maravilla. Un barco naufragado en 1935 adorna la playa dejando una estampa increíble. 


Hicimos un par de visitas más para bañarnos en uno de los ríos y ver formaciones de areniscas y volvimos de nuevo al ferry.

No pasó nada anecdótico, ni para bien ni para mal :P así ha quedado este artí-culo, sosillo.

En fin. En breve intentaré contar qué tal la aventura Prisilla en medio del desierto ;).

jueves, 14 de agosto de 2014

Un día en la feria


El 13 de Agosto es festivo en la ciudad ya que se celebra una importante feria de Agricultura llamada comunmente Ekka. Tan importante es que por eso mismo es festivo. Desde hacía algunas semanas la gente de aquí ya me lo comentaba ansiosa. ¿Qué será eso del Ekka? Y tan interesante parecía que al final me animé a ir con un compañero italiano del cole y sus compañeros de trabajo.

Intentaré contarlo tal como lo vi... Para empezar, la entrada al recinto cuesta $22 (aquí se pone el símbolo delante, son asín los aussies). Y eso que tenía descuento de estudiante. Vamos, que ya te esperas que sea algo maravilloso con ese precio.

El problema de ir de acoplo con gente que no conoces es que tienes que hacer lo que ellos quieren y no era lo que yo quería precisamente. Ni siquiera vimos todo el recinto. Al menos eran muy majos todos. El caso es que la feria se compone de muestra de ganadería, agricultura y otros trabajos del campo. Con todo tipo de animales y exhibiciones. Pero no puedo especificar porque no lo vi. Nos centramos en la feria de atracciones, lo mismito que nuestra Fira del Ram. Ni más ni menos. Eso sí, un viaje en alguna atracción cuesta entre $10 y $15. Toma ya. Ni me acerqué a las taquillas. La comida no se queda atrás. Un horrendo Gofre (o lo que aquí consideran gofre, que no es más que un cucurucho) me costó unos buenos $5 y un perrito caliente $8.

Las tómbolas las llevan los australiacos de pura cepa, los paletillos de turno. Me recordaban todos ellos al episodio de Los Simpsons en que Homer y Bart trabajan de feriantes.

Por la noche ofrecen un show producido por el productor que produjo las últimas pelis de James Bond. Primero, el himno nacional. Aquello parecía Corea del Norte. Todo el estadio en pie y cantando mientras desplegaban una bandera enorme. Los lavados de cerebro y control de población siguen funcionando perfectamente.

El show contó con acrobacias con motos, un paseo de Big Foots (esos coches de ruedas enormes), un par de actuaciones de un tal Troy Cassar-Daley que se ve que es el ídolo de la música Country, y de una tipa salida de The Voice llamada Prinnie Stevens cantando una versión del "I will survive" con un traje como el de Salomé en Eurovisión, un pequeño saludo por las pantallas de Keith Urban (el cantante y marido de Nicole Kidman) y para finalizar, un pequeño castillo de fuegos artificiales. Vamos... una chufa. Y si estos australiacos consideran esto como un evento de magna importancia no me quiero imaginar si ven cualquier verbena en nuestras tierras qué pensarían.

Y como una imagen vale más que mil palabras, mejor una sesión de fotos ;)

Saludines desde Down Under!

Oioioioi.. será verdad eso de que este bate las orejas desde London y se nota el movimiento en las antípodas.

Muslos de Pavo. Más grandes que tu cabeza.

El verdadero poder del Mal. Esta vez si que no hay nada que hacer contra Sauron.

Las Chonis guarris también tienen derecho a divertirse.

Yo... no añadiré nada más, pero esto es para meter las bolas.

James Cameron, George Lucas, Peter Jackson... esos no saben qué es la innovación. Toma ya con las 9 dimensiones.

Típico, la Noria, el Carrusel, la tómbola, el puesto de carritos de la compra.

Sonría a la cámara, hommmbre.

Las Tortugas Ninja vuelven a ser tendencia en las tómbolas.

Yo sé de muchos que al ver esto moverán la colita.
Apasionante exhibición de pastoreo perruno. Me desgasté las manos aplaudiendo.

Pederastas felices cantando el himno nacional viendo a las niñas en shorts.


Ole el salto.

Que levante el ratón quien no ha soñado con tener uno de estos un día de tráfico lento.

Desde que llegaste ya no vivo cantando ¡Jey! Vivo soñando ¡Jey!

El único momento interesante de la gala.

C'est fini.